Estafas financieras: cómo detectar y evitar el fraude

Los ciberdelincuentes están aprovechando la crisis de la COVID-19 y suman nuevas víctimas cada día. Los ataques de phishing y las estafas por correo electrónico o telefónicas se han disparado desde el inicio de la pandemia, de ahí la importancia de redoblar nuestra atención.


¿Cómo detectar correos o llamadas fraudulentos?

Estos delincuentes lo que buscan es, simplemente, robar dinero y/o suplantar identidades. Para ello, pueden intentar que invirtamos en productos financieros falsos para conseguir nuestros datos bancarios o persuadirnos para transferirles dinero. Debemos sospechar si alegan un rendimiento instantáneo o una alta rentabilidad sin riesgo, o si nos presionan para tomar una decisión rápida.


Las estafas más habituales

Aunque las estafas pueden adoptar diferentes formas, las más comunes son:

Oportunidades de ahorro fraudulentas

Denominadas a menudo «cuentas de ahorro» o «productos de ahorro», estas estafas suelen ofrecer una oportunidad de inversión por teléfono o por correo electrónico con una dirección de contacto parecida pero falsa. Las condiciones suelen ser sospechosas y pueden «garantizar» una rentabilidad o unos tipos de interés misteriosamente altos.

Estafas de inversión

Este tipo de fraude suele implicar una inversión financiera con la promesa de que generará un alto índice de rentabilidad. Estas inversiones pueden consistir en cualquier producto financiero (bienes inmuebles, royalties, materias primas, minerales y metales preciosos, etc.).

Suplantación y robo de identidad

En este caso, los estafadores pueden hacerse pasar por un banco o una institución de servicios financieros para ofrecer productos o servicios falsos con la intención de robar dinero y/o suplantar una identidad. En ocasiones, hasta pueden utilizar las identidades de empleados reales de un banco cuando se ponen en contacto con sus víctimas.


Si alguien se hace pasar por Swissquote, sospecha

Para nosotros, proteger tus datos personales es nuestra mayor prioridad. Aprender a detectar solicitudes potencialmente sospechosas nos ayudará a prevenir el fraude y a garantizar la seguridad de tus datos.

Swissquote nunca te pedirá que:

  • Reveles datos personales (nombre de usuario, contraseñas, tarjeta L3, información bancaria, etc.) por correo electrónico o mensaje de texto.
  • Te conectes a páginas web que no están avaladas por Swissquote.
  • Nos llames a un nuevo número de teléfono.
  • Efectúes una transferencia a una cuenta segura o a una nueva cuenta bancaria (puedes comprobar las instrucciones de pago en tu cuenta online en cualquier momento) ni que entregues dinero en efectivo.
  • Efectúes una transacción «de prueba» online.
  • Tomes decisiones rápidas o respondas bajo presión, especialmente a través de mensajes no solicitados.
  • Descargues un archivo adjunto, instales un programa o dejes que alguien se conecte de manera remota a tu ordenador o a otro dispositivo durante o después de una llamada.

Además, Swissquote nunca:

  • Enviará a un empleado a tu casa para recoger dinero en efectivo, tarjetas bancarias o para cualquier interacción de ese tipo.
  • Ofrecerá servicios bancarios desde aplicaciones que no sean las oficiales.


Sigue nuestras indicaciones para protegerte

Estos sencillos pasos te ayudarán a preservar tus datos personales:

  1. No comuniques tus datos personales ni de conexión a otras personas. Swissquote nunca te solicitará información privada.
  2. Utiliza siempre la bandeja de entrada segura y personal de Swissquote.
  3. Visita la página web de Swissquote escribiendo la dirección en el navegador. No copies y pegues enlaces de correos electrónicos o de mensajes de texto en tu navegador.
  4. No tomes decisiones precipitadas, espera cinco minutos y piensa bien lo que te piden.
  5. Mejora la seguridad de tus sistemas. Protege tu ordenador con programas de seguridad eficaces y actualizaciones periódicas. Por ejemplo:
    - Instala un cortafuegos
    - Utiliza la última versión de tu navegador. La mayoría de navegadores incorpora protección contra el phishing y te avisará si abres una página web fraudulenta.
    - Comprueba que tu sistema operativo está actualizado.
    - Utiliza un antivirus fiable y actualízalo con frecuencia.
    - Usa programas antispam y antispyware.
    - Borra las cookies, el historial de tu navegador y la memoria caché siempre que puedas.
  6. Toma precauciones cuando utilizas un ordenador compartido o abierto (cibercafé, recepción del hotel, etc.) o un punto de acceso wifi. Cierra siempre tu sesión desde los botones o los hipervínculos y el navegador.
  7. Crea contraseñas más seguras: combina mayúsculas y minúsculas con cifras para reforzar la seguridad de tus contraseñas y cámbialas con frecuencia.