DISCLAIMER

Our systems have detected that you are using a computer with an IP address located in the USA.
If you are currently not located in the USA, please click “Continue” in order to access our Website.

Local restrictions - provision of cross-border services

Swissquote Bank Ltd (“Swissquote”) is a bank licensed in Switzerland under the supervision of the Swiss Financial Market Supervisory Authority (FINMA). Swissquote is not authorized as a bank or broker by any US authority (such as the CFTC or SEC) neither is it authorized to disseminate offering and solicitation materials for offshore sales of securities and investment services, to make financial promotion or conduct investment or banking activity in the USA whatsoever.

This website may however contain information about services and products that may be considered by US authorities as an invitation or inducement to engage in investment activity having an effect in the USA.

By clicking “Continue”, you confirm that you have read and understood this legal information and that you access the website on your own initiative and without any solicitation from Swissquote.

Research Market strategy
by Swissquote Analysts
Daily Market Brief

Sumergido

1

Sumergido

By Ipek Ozkardeskaya

El crudo estadounidense pasó a territorio negativo por primera vez en la historia y operó a un precio de hasta $ -40 el barril en la jornada del lunes. Esto se debe a que la superabundancia mundial de petróleo ha llegado a ser tan grande que no hay espacio libre para almacenar esta gran cantidad de petróleo sin explotar. El mercado está literalmente sumergido. De ahí que el pánico subiera ayer a un nivel sin precedentes, ya que nadie quería celebrar contratos de petróleo con vencimiento en la jornada de hoy, por lo que se premió a los inversores que están dispuestos a comprar este petróleo no deseado, y almacenarlo.

Ahora bien, si miramos hacia atrás, desde el inicio de la crisis del coronavirus, demasiado orgullosos o demasiado codiciosos, los productores de petróleo siguieron extrayendo petróleo independientemente de las existencias que se acumulaban innecesariamente, ya que la demanda se hizo cada vez anémica. Como resultado, la capacidad de almacenamiento del mundo ha llegado hasta cerca del 80 %. Hoy, cada barril adicional se suma a la superabundancia mundial ya masiva, lo que contribuye a la acumulación de existencias colosales que no encuentran compradores. El resultado es dramático para los productores de petróleo.

Es innecesario decir que, en el punto en el que estamos, las correcciones a la producción diaria de petróleo no harían nada para mejorar el estado de ánimo en el mercado petrolero. Con las crecientes preocupaciones de que la capacidad mundial para almacenar decenas de millones de barriles de petróleo extra por día está disminuyendo a un ritmo alarmante, nada menos que un alto total en la producción de petróleo daría un suspiro de alivio significativo a este mercado.

El descenso asombroso en el petróleo pesa sobre el ánimo de los inversores. El ASX 200 cayó 1,88 %, el Hang Seng perdió 2,29 %, mientras que el Nikkei borró un 1,97 %.

La actividad en los futuros del FTSE (-1,56 %) insinúa un comienzo bajista en Londres. Las acciones de energía británicas sin duda seguirán cayendo.

Los futuros estadounidenses también apuntan a la baja, pero las pérdidas no superan el 1 % en el momento en que escribimos estas líneas.

Ahora bien, si las pérdidas en la renta variable siguen siendo menos de lo que hemos visto un par de semanas antes, se debe a que la disminución de los precios del petróleo de por sí no es tan mala para todos. Por supuesto que es terrible para los productores de petróleo y las economías basadas en la energía pesada, pero el petróleo barato es positivo para la recuperación económica mundial, ya que debería ayudar a impulsar el crecimiento, junto con las medidas fiscales y monetarias masivas desplegados por los gobiernos de todo el mundo. En el pasado, hemos visto que precios bajos del petróleo junto con mejores cifras de crecimiento. Esta correlación negativa entre los precios del petróleo y la actividad económica es el revestimiento de plata; a las empresas se les ofrece un ambiente cómodo para renacer de sus cenizas después de la terrible interrupción de sus actividades. Por lo tanto, las ganancias del primer trimestre ya deberían apuntar a un fondo, y debería seguir un salto en los ingresos de la mayoría de los sectores tras semanas de actividad deprimida. Sin embargo, los servicios podrían ver un repunte gradual dado que la vida no puede recuperarse a su ritmo normal después de semanas de confinamiento. En esta perspectiva, los índices liderados por la industria podrían superar a los de la energía pesada y los servicios hasta que la vida económica regrese nuevamente a su ritmo habitual en todo el mundo.

¿Usted compra petróleo? Los precios negativos del petróleo han sido una oportunidad extraordinaria para tomadores de riesgo, mientras que más inversores con aversión al riesgo están a la espera de que las aguas retrocedan antes de entrar al mercado. Ayer se demostró que el mercado del petróleo no tiene un fondo concreto.

¿Qué hacer con las ganancias? Dada la dispersión de las expectativas de ganancias, una ausencia total de referencia plausible y la reticencia de las empresas a proporcionar una guía, un comportamiento racional sería tomar los resultados de la empresa con una pizca de sal, adelantarse a esta temporada y centrarse en un ritmo razonable de recuperación a futuro. Los datos de la CFTC de la semana pasada muestran que las posiciones cortas especulativas netas en el S&P 500 alcanzaron los niveles más altos desde el primer trimestre de 2019 en medio de las acaloradas fricciones comerciales entre China y EE. UU. a fines de 2016. Esto significa dos cosas a la vez: hay una creciente ansiedad de cara a las ganancias del primer trimestre, pero también un mayor potencial para un short squeeze inminente.

Si lo vemos desde una perspectiva más amplia, los precios de las acciones, tal y como están hoy en día, ya reflejan la contracción colosal en la actividad económica en todo el mundo durante el primer trimestre de 2020. Ver los resultados reales sin duda pondrá los pelos de punta a todo el mundo, pero la ansiedad por los resultados probablemente dará lugar a vientos en contra más suaves en comparación con lo que hemos experimentado durante el núcleo de la agitación generada por el coronavirus. La noticia de que los nuevos casos en todo el mundo están en un camino descendente es lo que debería mantener intacta la motivación de los inversores para una mayor recuperación de los mercados bursátiles. A partir de ahora, el temor de perderse un repunte más amplio debería frenar el potencial bajista.

En el mercado de divisas, el euro sigue cayendo frente al dólar estadounidense cerca de la marca de 1.0820. Las presiones a la baja deberían persistir en el período previo a la cumbre del Eurogrupo del jueves ya que se espera que los líderes europeos anuncien medidas conjuntas para hacer frente a la desaceleración económica provocada por el coronavirus, pero los llamados bonos corona serán difíciles de acordar.

El Cable cae antes de los datos económicos importantes previstos para esta semana. Prevista para hoy, la tasa de desempleo en Gran Bretaña sin duda se ha mantenido sin cambios en el 3,9 % en febrero y el crecimiento de los salarios estaría cercano al 3,0 % interanual. Pero estos números significan poco teniendo en cuenta que deberíamos ver un deterioro significativo en los puestos de trabajo a partir de marzo.
La venta masiva de dólar canadiense se mantiene contenida, el USD/CAD se ubica apenas por debajo de la marca de 1.42, pero prevalecen los riesgos al alza con el sólido soporte observado cerca del nivel de 1.40.

El oro es el rostro estoico de la disminución histórica en los mercados del petróleo. El metal amarillo opera apenas por debajo de los $ 1700 la onza, dando a entender que el potencial alcista parece, al menos temporalmente, agotado cerca de la zona de $ 1700 / 1750.

El rendimiento a 10 años ha caído al 0,60 %, ya que los inversores buscan protección en los bonos del Tesoro estadounidense.

 
Live chat