DISCLAIMER

Our systems have detected that you are using a computer with an IP address located in the USA.
If you are currently not located in the USA, please click “Continue” in order to access our Website.

Local restrictions - provision of cross-border services

Swissquote Bank Ltd (“Swissquote”) is a bank licensed in Switzerland under the supervision of the Swiss Financial Market Supervisory Authority (FINMA). Swissquote is not authorized as a bank or broker by any US authority (such as the CFTC or SEC) neither is it authorized to disseminate offering and solicitation materials for offshore sales of securities and investment services, to make financial promotion or conduct investment or banking activity in the USA whatsoever.

This website may however contain information about services and products that may be considered by US authorities as an invitation or inducement to engage in investment activity having an effect in the USA.

By clicking “Continue”, you confirm that you have read and understood this legal information and that you access the website on your own initiative and without any solicitation from Swissquote.

Research Market strategy
by Swissquote Analysts
Daily Market Brief

Apetito mixto. Petróleo en alza pese a las previsiones de una menor demanda de la AIE. La libra salta por encima de $ 1.30 después de la reorganización del gabinete de BoJo

1

Apetito mixto. Petróleo en alza pese a las previsiones de una menor demanda de la AIE. La libra salta por encima de $ 1.30 después de la reorganización del gabinete de BoJo

By Ipek Ozkardeskaya

Las acciones estadounidenses oscilaron entre la esperanza y la desesperación, pero los tres índices principales cerraron en baja el jueves. Las preocupaciones de que los casos de coronavirus puedan haberse disparado se sumaron al anuncio de la Fed de Nueva York que frenará aún más las operaciones de recompra.

Las bolsas de Asia operaron mixtas. El Nikkei (-0,59 %) y el Topix (-0,60 %) cayeron ante la primera muerte por coronavirus en Japón y la inesperada contracción del 0,2 % en la actividad terciaria intermensual contra el alza del 0,1 % prevista por los analistas y un aumento del 1,4 % registrado el mes anterior.

El ASX 200 (+0,38 %), el índice compuesto de Shanghái (+0,38 %) y el Hang Seng (+0,39 %) ganaron ya que los inversores se relajaron después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtiera que el aumento en el número de casos, que se debió al cambio en la metodología de diagnóstico, no refleja necesariamente un deterioro repentino de la situación.

Las acciones de Alibaba cayeron 0,55 % en Hong Kong dado que el gigante del comercio electrónico chino dijo que el brote de coronavirus tendrá un impacto significativo en los consumidores y comerciantes. De hecho, una desaceleración repentina y sustancial de la actividad económica, las ciudades en cuarentena y el tráfico limitado tendrán ciertamente un costo para los números del primer trimestre, pero creemos que el impacto negativo para los minoristas online será menor de lo que muchos temen, ya que la permanencia prolongada en casa podría dar un cierto impulso a las ventas online en China. De todos modos, la compañía reportó un aumento del 58 % en sus ganancias en el cuarto trimestre, ya que las ventas del Día del Soltero alcanzaron un récord de $ 38,3 mil millones el 11 de noviembre.

La confianza en el petróleo fue irregular, pero el crudo WTI continuó su recuperación y se estableció por encima de la marca de los $ 51,50 en Asia. La AIE dijo que el brote de coronavirus podría resultar en una caída de 435.000 bpd en la demanda durante este trimestre, en comparación con la expectativa anterior de que se incrementaría en 800.000 barriles. La disminución de la demanda, el exceso global existente, la vacilación de la OPEP para reaccionar ante la conmoción y la inclinación larga real de las posiciones especulativas netas del petróleo probablemente generen otra caída sostenida por debajo del asa en $ 50.

El oro se consolidó en el rango entre $ 1570 y $ 1580 ya que los inversores prefirieron mantener un pie en el metal precioso para seguir cubiertos contra el riesgo de otra venta masiva del mercado debido a los altibajos del coronavirus.

El índice dólar subió a 99,15 ya que la inflación en los EE. UU. avanzó más rápido de lo esperado a un 2,5 % en enero, frente al 2,4 % previsto por los analistas y el 2,3 % registrado un mes antes. El aumento fue respaldado más que nada por un salto de casi el 13 % en los precios de la gasolina, por lo que debería reajustarse a la baja en las próximas semanas antes de que se traduzca en expectativas de línea dura de la Fed.

El euro se derrumbó a 1.0838 frente al dólar estadounidense. Los indicadores de tendencia y momentum permanecen cómodamente negativos, pero el índice de fuerza relativa (al 21,75 %) advierte que la moneda única podría haber sido vendida demasiado rápido en un muy corto período de tiempo y que pronto podría ser el momento para una corrección al alza. Un soporte se observa antes de la marca de 1.08.

La libra esterlina se vio un poco sacudida el jueves por la inesperada partida del Ministro de Hacienda Sajid Javid (que por cierto ha sido el ministro de Finanzas con menos tiempo en el cargo en la historia del Reino Unido), para luego recuperarse por encima de la marca de 1.30 a raíz de la noticia de que Rishi Sunak, que estuvo involucrado en la creación del presupuesto de marzo, fue designado en su lugar. La caída de la esterlina debido a los chanchullos políticos no es la primera y probablemente no será la última a medida que avanzamos hacia la fase crítica de las negociaciones Brexit. Si bien el Cable podría encontrar algo de fuerza para extender la recuperación por encima del nivel 1.30, sin duda resultará difícil que permanezca de forma sostenible por encima de este nivel.

El FTSE 100 se hundió debajo de la marca de 7500 puntos el jueves y sin duda se consolidará por debajo de este nivel antes del cierre de la sesión semanal, a pesar de que se espera que el índice de acciones líderes tenga un comienzo levemente positivo durante la sesión del viernes.

El WTI podría ubicarse por debajo de $ 48 el barril debido al colapso de la demanda generado por el coronavirus.

By Ipek Ozkardeskaya

El West Texas Intermediate (WTI) perdió hasta un 25 % desde su máximo de enero a raíz de las preocupaciones de que el brote de coronavirus tendría un grave efecto sobre la demanda china. Se dice que la desaceleración de la actividad de China podría disminuir la demanda mundial en casi un 20 %, teniendo en cuenta que China es responsable de alrededor del 15 % del crecimiento global.

En un esfuerzo por reducir el impacto de esta caída repentina y brusca de la demanda, los países de la OPEP y sus aliados (OPEP+) se reunieron en Viena la semana pasada para discutir si deben reducir la producción para que coincida con la caída de la demanda china. Mientras que los inversores esperaban un recorte de entre 0,5 y 1 millón de barriles por día en el abastecimiento de la OPEP+, Rusia vetó inesperadamente tal medida.

Después de haber perdido el apoyo de la OPEP+, el crudo WTI cotizó por debajo de $ 50 el barril para luego recuperarse.

Si Rusia prefirió esperar y ver el verdadero impacto del coronavirus en la demanda antes de tomar nuevas medidas, no fue un error.

De hecho, la cuota de mercado de la OPEP ha caído al mínimo histórico del 35 % en los últimos años, lo que significa que el consorcio ha perdido una parte de su poder de control sobre la oferta mundial.
Cuanto menor sea la participación en el mercado, menor será el impacto del volumen reducido en el precio. De este modo, es comprensible que un mayor recorte en la producción se debiera pensar con mucho cuidado. Si el aumento del precio que resulta de una menor producción no compensa los ingresos perdidos debido a volúmenes más bajos, entonces el recorte de la OPEP+ solo beneficiaría a los países no pertenecientes a la OPEP.

Además, si el mercado cree que los nuevos recortes de producción son temporales, el impacto sobre los precios sería aún menor. Hemos visto durante el shock de oferta de Libia a principios del año que la reacción del mercado se mantuvo en gran medida contenida ya que los inversores sabían que la producción se restablecería rápidamente y el impacto sobre la situación general sería marginal, sobre todo teniendo en cuenta que el mercado se suministra con mucho petróleo.

Pero, si la OPEP+ dejó a los inversores anhelando por más en la reunión de la semana pasada, la expectativa es que la OPEP+ bajará la producción en su reunión programada de marzo, de todos modos.

La Administración de Información de Energía de los EE. UU. (EIA) espera que la OPEP+ frene la producción en 0,5 millones de barriles por día a partir de marzo y hasta mayo. La producción diaria de petróleo llegaría entonces hasta los 28,9 millones de barriles por día en promedio. Esto es 0,3 millones de barriles menos por día en relación con su pronóstico anterior.

¿Qué importancia tiene este número?

La Agencia Internacional de Energía (AIE) dijo que el brote del coronavirus podría resultar en una caída 435.000 bpd en la demanda de este trimestre, en comparación con la expectativa anterior de que se incrementaría en 800.000 barriles. Como resultado, una disminución de 0,5 millones de barriles en la producción de la OPEP+ podría ser marginal y probablemente insuficiente para poner un piso a la caída del precio del WTI, especialmente considerando que la producción mundial es de más de 80 millones de barriles por día. Por lo tanto, creemos que los precios del petróleo están a punto de caer aún más en las próximas semanas y meses.

Desde una perspectiva técnica, el crudo WTI se mantendrá en la zona de consolidación bajista a medio plazo por debajo de 55 $ el barril, la media móvil de 200 semanas y el retroceso de Fibonacci primario del 38,2% durante la ola de ventas generada por el coronavirus entre enero y febrero. Por debajo de este nivel, seguimos siendo vendedores en los rebotes de precios y esperamos un retroceso más profundo hasta la zona de $ 48- $ 45. No esperamos un movimiento por debajo de $ 45 el barril, a menos que la crisis del coronavirus sea más grave.

De acuerdo con el Deutsche Bank, el precio de un barril debería permanecer por debajo del nivel de $ 48 durante al menos varios meses de manera significativa para limitar la actividad de perforación en todo el mundo. Esa es la única manera de reducir el exceso mundial dado que la demanda de petróleo no es lo suficientemente sensible a los cambios de precios.

 
Live chat