DISCLAIMER

Our systems have detected that you are using a computer with an IP address located in the USA.
If you are currently not located in the USA, please click “Continue” in order to access our Website.

Local restrictions - provision of cross-border services

Swissquote Bank Ltd (“Swissquote”) is a bank licensed in Switzerland under the supervision of the Swiss Financial Market Supervisory Authority (FINMA). Swissquote is not authorized as a bank or broker by any US authority (such as the CFTC or SEC) neither is it authorized to disseminate offering and solicitation materials for offshore sales of securities and investment services, to make financial promotion or conduct investment or banking activity in the USA whatsoever.

This website may however contain information about services and products that may be considered by US authorities as an invitation or inducement to engage in investment activity having an effect in the USA.

By clicking “Continue”, you confirm that you have read and understood this legal information and that you access the website on your own initiative and without any solicitation from Swissquote.

Los mercados brasileños colapsan, deuda griega bajo la lupa

El BRL cae en medio de la incertidumbre política

By Arnaud Masset

Los activos brasileños cayeron fuertemente ayer en la apertura del mercado de Sao Paulo dado que la incertidumbre política subió un escalón. El real brasileño cayó más de un 7 % frente al dólar, con el USD/BRL en alza en torno a 3.3760 respecto al cierre del miércoles de 3.1349 después de los informes de los periódicos brasileños sobre el presidente Michel Temer.

Con respecto a las acciones, la situación no es brillante, dado que la venta masiva de acciones brasileñas activó un interruptor automático que detuvo las operaciones después de que los futuros de Bovespa se desplomaran 10 % en la apertura del jueves. En un día, el mercado de valores de Brasil borró casi por completo las ganancias acumuladas desde el Año Nuevo, ya que el Bovespa cerró en 61.597 en la jornada de ayer.

Los inversores fueron tomados por sorpresa ya que la situación política parecía estar normalizándose, dado que el presidente de Brasil, cuya postura es favorable a las empresas, estaba logrando aliviar las preocupaciones de los inversores extranjeros. La reacción de pánico de los operadores envió la volatilidad implícita de la opción en el USD/BRL, dado que la medición a un mes aumentó con fuerza a 24 % desde el 13,5 % del día anterior. La medición de reversión del riesgo 25 delta a un mes, que es la diferencia entre el precio de una opción de compra y una de venta, se disparó a 5,74 %. A pesar de que Temer trató de tranquilizar a los mercados, los indicadores financieros continuaron moviéndose en la otra dirección, mientras los rendimientos de los bonos del Tesoro y los CDS explotaban.

Los inversores reaccionaron agresivamente a las noticias, por lo que podemos ver una estabilización temporal de los activos brasileños durante la mañana, sobre todo porque el sentimiento mundial de aversión al riesgo está disminuyendo, mientras que esta mañana la renta variable global se recupera. Sin embargo, los inversores están más que acostumbrados al paisaje político brasileño y saben que pueden pasar meses antes de que se pueda alcanzar nuevamente un equilibrio. Por lo tanto, nos mantenemos prudentes en cuanto a las perspectivas del BRL, aunque habrá algunas oportunidades en el corto plazo.

Grecia: Tsipras negocia sobre nuevas políticas de austeridad

By Yann Quelenn

Ha pasado un tiempo desde que Grecia se encontraba en las primeras planas de las noticias del mercado. Consideramos que esta es una cuestión clave para la Unión Europea por lo que todavía estamos siguiendo de cerca al país. Ahora está de nuevo en recesión (registrando dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo) a pesar de las políticas de enorme austeridad de los últimos años.

Los recortes de pensiones o el aumento de los impuestos no parecen ser suficientes y el costo de pagar la deuda es demasiado enorme, así que no vemos ningún aspecto positivo sobre ese tema. Grecia no puede devaluar su moneda y por ello se ve obligada a devaluar internamente, por ejemplo, sus ayudas públicas (pensiones, en particular).

Desde febrero de 2015, Grecia ha pagado €35,4 mil millones y para el final de 2018 Grecia debería pagar €28 mil millones (incluyendo €2,7 mil millones de intereses). Para poner esto en perspectiva, el PIB nominal de 2016 fue de €176 mil millones. Por lo tanto, la economía debería expandirse por lo menos más del 1,5 % el próximo año. Y el año siguiente los pagos son menos de la mitad de lo que Grecia tendrá que pagar en 2019.

No vemos cómo Grecia pueda pagar esta deuda, ya que es evidente que el país no será capaz de registrar un crecimiento por encima del costo del pago de su deuda. A corto plazo, todo se ve bien en el lado de la moneda única, pero, ¿qué pasará cuando Portugal o España tengan problemas tan profundos como Grecia? Las incertidumbres están lejos de terminar para el euro.

 
Live chat